top of page
Search
  • Sergio Reyes Morfin

Trabajar con amigos


Cuando en el área laboral el jefe contrata a un “amigo” para que sea parte del equipo, la empresa puede verse afectada por esta decisión. Veamos por qué; en primer lugar, suele darle ciertas concesiones especiales en el trabajo; por ejemplo, evita darle una sanción ante una falta por la excusa de que pretende apoyar a su “amigo”, sin considerar el entorno en general.


El jefe puede convertirse en su cómplice ante un mal desempeño por no saber poner límites y pasar todo por alto. El no cubrir las metas o no cumplir instrucciones puede ser algo de poca importancia para el jefe, finalmente “la amistad está primero”. En este punto, el trabajo no realizado se le dará a alguien más que pueda cubrir las deficiencias que está ocasionando el mal trabajo del “amigo”, quien además tendrá remuneraciones superiores y más beneficios de los que cuentan los demás empleados.


Recordemos que en el trabajo se valora al empleado por su talento profesional y la amistad es otra cosa. He aquí donde empieza lo complicado: separar el ámbito personal del profesional.


El jefe promueve la complicidad y esto genera choques entre los integrantes del equipo de trabajo, ya que vendrán chismes y desconfianzas.


Estas malas interpretaciones chocan en el trabajo, ya que al “amigo” no se le pondrán metas, labores, responsabilidades, etc., por estar cubierto por el jefe.


Es entonces que empiezan las malas actitudes de los demás integrantes del equipo. El “amigo” del jefe puede pasar un buen rato en la oficina platicando, bromeando y haciendo tiempo para retirarse antes que los demás, ya que no habrá ningún problema por parte del jefe.


Las críticas y rumores estarán al día, y el enojo aumentará cuando el “amigo” promueva argumentos donde indique que es “intocable” y que tiene el apoyo del jefe. Esto hará explotar el ánimo de los demás y empezarán los reclamos y enojos hacia el jefe por permitir esta actitud altanera.


Al abusar de su posición, el “amigo” solo realizará lo que le venga en gana. Pasará sus responsabilidades a otros y se deslindará de su trabajo; esto generará quejas, molestias y los empleados comenzarán a replicar la actitud del “amigo” del jefe. Se complicará su área de trabajo y sólo cumplirán sus funciones en forma relativa.


Algunos empleados, al ver la situación, comenzarán a exigir los mismos privilegios del “amigo del jefe”, y se comenzará a generar un clima laboral tenso; situación que se tornará un tanto molesta y recurrente, todo por no separar la amistad del trabajo.


Es necesario que se cumplan las instrucciones en forma general, hay que poner límites a los “amigos”. En todo caso, es recomendable no trabajar con “amigos”.

23 views0 comments

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page