EL EDITOR DIGITAL, UNA PIEZA CLAVE PARA LAS EMPRESAS DE MODA

Por. Ing. Sergio Reyes Morfin y Gabriel Berber

Vivimos en una realidad construida principalmente por imágenes digitales, cada una de las que vemos y consumimos diariamente en nuestros ordenadores o dispositivos móviles van edificando, poco a poco, nuestra idea de lo que es el mundo: gustos, opiniones, aspiraciones y consumo. Pensemos tan solo en la indudable incidencia que las Redes Sociales tienen en nuestras vidas, prácticamente la dependencia a éstas es total e inevitable, pues desempeñan el canal principal de comunicación con otras personas y comunidades.

Dicha condición es en donde la figura del editor de contenidos digitales toma mayor fuerza y se presenta como una pieza clave en la conformación de la identidad de la empresa. Proyectar un estilo de vida, una necesidad de obtener productos y comprar requiere de estrategias de especialización del trabajo del editor digital.

Ahora bien, si el cuidado y preocupación por la imagen virtual propia se ha convertido rápidamente en una empresa cuya demanda de inversión es constantemente mayor, ¿qué sucede con la imagen virtual de aquellas marcas, negocios y empresas que cuentan con una presencia digital activa? Sabemos que la incorporación digital de perfiles empresariales fueron llegando con mayor lentitud al mundo de las redes sociales, pues en principio éstas estaban destinadas al uso exclusivo de personas “reales”; sin embargo, tras su inmersión y posicionamiento, el cual ha sido cada vez más acelerado, contundente y creativo, las empresas y negocios han dominado estos espacios de forma progresiva y constante, asegurando nuevas luchas comerciales que dependen principalmente del cómo se muestran ante los demás. 

Por lo tanto, no es nada sorprendente ver que la Industria del Diseño de Moda tenga un papel significativo en estos ámbitos, siendo una de las industrias con mayor presencia digital en redes sociales a través de plataformas y aplicaciones como Instagram, y más aún en las recientes conversiones a modelos de negocio tipo e-commerce. La transición a estos medios fue más que natural e inmediata, al ser una industria fundamentada en la labor editorial impresa de sus productos, pasar a los soportes digitales, en cuanto a imágenes fotográficas se refiere, no supuso un gran cambio y reto al principio, pero si un gran esfuerzo por comprender a los nuevos consumidores de estos ambientes y, sobre todo, adaptarse a las nuevas dinámicas comerciales y de multicanalidad que han emergido actualmente obligándola, así, a reinventar sus modelos de producción de contenido editorial y de proyección de marcas. 

La proyección de marcas en redes sociales es fundamental para esta Industria Textil, tan solo la importancia de una red social, como lo es Instagram, y generar estrategias editoriales para  motivar ventas virtuales, logra consolidar a la moda como un sector de belleza en el que se debe invertir más digitalmente.

Veamos algunas cifras para comprender un poco más este panorama. Según unas estadísticas del portal hootsuite.com, al mes de marzo de 2019:

  • 1 billón de personas en el mundo usan Instagram cada mes.
  • 500 millones de usuarios usan esta plataforma diariamente.
  • 71% de los usuarios de Instagram están por debajo de los 35 años de edad, 
  • Los usuarios de esta plataforma gastan en promedio 53 minutos vía Android.
  • Los usuarios menores a 25 años utilizan esta plataforma un aproximado de 32 minutos diariamente, a diferencia de los usuarios mayores de 25 años que gastan un tiempo de 24 minutos al día.
  • Por día se generan un aproximado de 4.2 billones de likes en publicaciones.
  • Hay un promedio de 10.95 millones de publicaciones diarias.
  • 500 millones de personas publican “historias” diariamente.
  • 60% de los usuarios buscan y descubren nuevos productos en esta plataforma.
  • Existe un promedio de 16.25 millones de perfiles de negocios en Instagram.
  • Más de 200 millones de usuarios visitan al menos un perfil de negocios todos los días.
  • La aplicación cuenta con 2 millones de anunciantes mensuales.
  • 80% de los usuarios siguen al menos un negocio.
  • Existe un 70% más de probabilidades de comprar a través de dispositivos móviles que en otros dispositivos.
  • Y hablando de la Industria de la Moda, el 96% de las marcas existentes cuentan con al menos un perfil en Instagram.

Prospectivamente estos números tienden a crecer y, como vemos, la segmentación de esta plataforma se inclina cada vez más a un usuario joven y nativo de la red; sin embargo, nada está escrito y pocas cosas son certeras en este campo virtual, lo que provoca continuos desafíos para empresas y, sobre todo, para emprendedores aún carentes de una estabilidad en cuanto a modelos de negocio cuya diferenciación y estrategias de marketing les garantice una sustentabilidad y un posible crecimiento a través de un mayor posicionamiento y alcance. Mi consejo es el siguiente: no escatimen en invertir en un buen editor de contenidos para su presencia digital y, sobre todo, para sus redes sociales; es un elemento obligatorio en todo organigrama empresarial, sin duda. Realizar un buen trabajo editorial seduce, informa, engancha y, por lo tanto, vende.

https://drive.google.com/open?id=1oWai-xLz2OGL-BG6xC_1O_NoIyoAkhi6
Gabriel Berber
(Ciudad de México, 1987)
Editor, fotógrafo y profesor especializado en contenidos audiovisuales y digitales. Actual director y fundador de la agencia LABDDM (Laboratorio Digital de Diseño de Moda).