La producción y los costos. ¿La nómina no va en relación al producto terminado?

Por el Ing. Miguel Barrios

Al manejar una empresa nos concentramos en la parte de la administración, las finanzas, los costos, la producción, los recursos humanos y la calidad. Cuando queremos mejorar los procesos contratamos ingenieros o asesores. Actualmente, la ingeniería ya está analizando y se está relacionando con otras áreas de la empresa, y una muy importante es la de los costos.

El manejo de indicadores de producción basados en eficiencia y calidad son muy importantes a la hora de tomar decisiones en los procesos de fabricación de prendas; pero ¿éste es solo su alcance? Sabemos la importancia de las áreas de producción, pero ¿qué pasa cuando involucramos otros departamentos de la organización? Su relación es importante por la forma en que pueden afectar a otras áreas, que de alguna manera se controlan pero que en la mayoría de los casos no están enlazadas. Veamos el siguiente ejemplo.

La Nomina normalmente se calcula por la producción; es decir, por el pago de la labor que realizan las operarias. Hablamos del destajo que no es otra cosa que la cuantificación de los tiempos de trabajo de las operaciones, basado en la remuneración que se tiene calculada.

Al analizar algunas empresas nos dimos cuenta que el “pago” es calculado, pero no había un indicador que nos dijera que la nómina estaba en proporción al producto terminado. Es decir, la empresa de confección gana por las prendas terminadas que produce, no por las operaciones aisladas que realizan las costureras. Cuando vemos las fábricas de confección detectamos inventarios en proceso en las máquinas, se ven bultos grandes por operación pero, al final del proceso, no se ve el producto terminado. Hay falta de conocimiento de los supervisores en relación con los sistemas modernos de fabricación, como la manufactura esbelta y el sistema justo a tiempo; estos sistemas nos ayudan a balancear las operaciones de costura y a evitar los cuellos de botella, (excedentes de operaciones que no se terminan ni avanzan en la línea). Y esto da origen a inventarios en proceso que saturan el taller de trabajo, sin obtener un producto terminado. Lo cual ocasiona una nómina elevada y que las operarias no paren de trabajar. El supervisor las satura de trabajo para que no lo molesten en el día solicitandole más trabajo, lo que afecta el rendimiento de la fábrica y acrecenta la nómina. Cuando revisamos las entradas al almacén del producto terminado, nos llevamos la sorpresa de que la cantidad de prendas terminadas no justifica la nómina que se está pagando. Veamos números:

 

 Análisis de la nómina en relación a la producción terminada

 

Al analizar el cuadro nos damos cuenta de este problema. Contabilidad nos proporciona el costo de la prenda, pero solo del apartado de mano de obra directa donde los $15.00 pesos es la parte proporcional que se toma para el pago. Si el almacén de producto terminado al final del día nos reporta que solo entraron 1,200 prendas, para determinar a cuanto nos equivale la nómina solo multiplicamos el costo por las prendas que entran, y es resultado es de $18,000.00 pesos, que en condiciones normales o de un maquilero es lo que le debemos pagar. Pero, al revisar el cálculo de la nómina para deerminar el pago nos llevamos la desagradable sorpresa de que es mucho mayor: $25,300.00 pesos. Restando la nómina calculada por las prendas terminadas, nos arroja un déficit de -$7,300.00; este número es negativo porque es una pérdida para la empresa. Pero ¿cómo es esto posible? La respuesta es que al dar el supervisor más trabajo a las operarias sin considerar un balanceo, éstas continuan laborando y produciendo más de lo que se requiere en el taller.

 

Relación de la producción operaria en base a la capacidad instalada

 

Analicemos nuestra segunda tabla: la jornada de trabajo es de 9 horas y esta cantidad se multiplica por 60 para determinar los minutos. Si el tiempo de la operación de pegado de cuello es de 1.3 minutos al día, una operaria producirá 415 pegados del mismo. Si tengo 4 operarias, la producción total del pegado de cuellos es de 1,662 operaciones. Pero la capacidad instalada de la fábrica es solo para 1,200 cuellos ¿Qué pasa si nuestro presupuesto está calculado para fabricar 1,200 prendas? Pues que tengo una diferencia de -462, que la operaria realizó y por lo cual  se le tiene que pagar. Pero estas -462 operaciones de cuello tendrán que acumularse en su máquina, y esperar a salir hasta el siguiente día. Imagine si realizamos este cálculo con todas las operarias. Vamos a obtener la diferencia que se está pagando de más en la nómina. ¿Por qué pasa esto?

  1. No se tiene estudios del tiempo de las operaciones.
  2. No se balancea la línea de producción.
  3. No se cuenta con capacidad en las demás operaciones.
  4. Hay operarias más rápidas que las otras.
  5. Las operarias no son multifuncionales, solo saben hacer una operación

Como vemos, la capacidad de nuestros supervisores para manejar las líneas de producción es básica. Y según su conocimiento y preparación, dependerá el manejo adecuado de la nómina. No se puede saturar el taller de trabajo, se debe ajustar la línea para que esté saliendo trabajo a lo largo del día; es decir que se termine el producto.

Y si hacemos este ejercicio con las demás áreas de la empresa, veremos como es muy importante controlar los departamentos basándonos en la producción. ¿Qué se tomarían en cuenta? Los porcentajes del costo de cada rubro para generar la cantidad a gastar por área, pero tomando en cuenta la producción terminada.

Otro ejemplo de gran impacto es el de la materias primas, las telas principalmente. Si controlamos los consumo de los productos a cortar, tendremos el costo total de la tela que se consume semanalmente, y a su vez el presupuesto para pago a proveedores; además, controlaremos el departamento de corte entregando la cantidad justa de materia prima que necesita. Así  y con esto, vigilar si le falta o le sobra para, en su caso, ajustar los costos de tela, que representa casi el 60% del costo total de los productos.

Ing. Miguel Barrios Moran

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.