INCERTIDUMBRE y AMBIGÜEDAD

Por José Manuel Martínez Cabrera

En el número anterior de Mexcostura y bajo el título “2017: El Inicio de una Era de Desafíos” apuntamos algunos de los principales Desafíos Globales y Nacionales que, desde nuestra perspectiva, enfrenta la Industria de la Confección en México. Básicamente señalamos unos cuantos de los que representan un profundo cambio en la forma de hacer negocios en nuestra industria. Deliberadamente omitimos toda referencia al entorno económico, político y social en el que, día a día, desarrollamos nuestra actividad empresarial, por considerar que era recurrir a lugares comunes de los que medios de comunicación y redes sociales dan profusa cuenta minuto a minuto.

Quizás esta colaboración en Mexcostura debió girar en torno al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sus antecedentes, su profundo impacto en la Cadena Fibras-Textil-Confección a lo largo de sus más de veinte años de vigencia, los “debes” y los “haberes” nacionales y regionales de la actividad exportadora de nuestra industria fundamentada en la “maquila”, la complementariedad y el alto grado de integración que nuestra Cadena de Valor ha alcanzado en la región de Norteamérica, cuáles son los tiempos, las expectativas y los escenarios de esta “reapertura” del TLCAN, etc. Lo cierto es que a esta fecha (Junio 2017) los “tweets”, las declaraciones, las especulaciones, etc., rebasan sustancialmente a los hechos.
Me permito mencionar algunos hechos:

  1. Al cierre de 2016, las exportaciones directas de bienes confeccionados a los Estados Unidos de Norteamérica alcanzaron una cifra cercana a los 4 mil millones de dólares anuales y son la fuente de empleo para cerca de 150 mil trabajadores de nuestro sector. De ahí su importancia para la Industria de la Confección en México.
  2. Desde fines del año pasado, tanto los Organismos Empresariales del Sector Privado como la Secretaría de Economía, como responsable de la relación comercial con los Estados Unidos, iniciaron una amplia gama de actividades preparatorias ante la “altísima probabilidad” de que Estados Unidos solicitase la revisión del TLCAN. Entre ellas, la formulación de estrategias y escenarios.
  3. La Administración Trump inició en Mayo 18 el procedimiento legal para la revisión del TLCAN, mediante notificación a su Congreso. Esta acción detona una serie de actividades, tanto en la rama Ejecutiva como en la Legislativa, que deben realizarse de manera previa al inicio de las negociaciones.
  4. De conformidad con la legislación norteamericana, el Ejecutivo deberá publicar, treinta días antes de iniciar las negociaciones, un resumen detallado de los objetivos específicos que pretende alcanzar. Se estima que dicha publicación pudiese ser a mediados de julio y, por ende, las negociaciones pudiesen dar inicio a mediados de agosto.
  5. No obstante que el “tono” de las declaraciones, el lenguaje de la notificación al Congreso y los múltiples posicionamientos de diversos actores de la vida económica norteamericana, en cuanto a los beneficios del TLCAN para los propios Estados Unidos, han reducido el nerviosismo sobre el tema no solo en México sino en el resto del mundo. El hecho es que continúan la incertidumbre en cuanto a los objetivos específicos de la negociación y la ambigüedad sobre si se trata de una modernización o se pretende una renegociación en detrimento de lo ya acordado; basados en la falsa premisa de los perjuicios ocasionados por el déficit comercial.

Por lo anterior, abordaremos el tema del TLCAN 2.0 (así lo han dado en llamar algunas personas) para otro número de Mexcostura. Sin embargo, si usted tiene alguna aportación o inquietud sobre el tema le agradeceré me la comunique a fin de establecer un diálogo.

Sin menoscabo de la importancia del tema TLCAN, la vida ha continuado durante estos meses y recientemente la CANAIVE fue invitada a participar en un foro sobre la Situación Actual de la Industria de la Confección en México. Permítame compartirle algunas ideas que ahí fueron abordadas.

MÉXICO INSERTADO EN UN MUNDO GLOBALIZADO 

Estimo que a ninguno de nosotros nos queda la menor duda sobre las afirmaciones contenidas en la Lámina 1:

  • Interactuamos sin importar en qué parte del planeta o en qué huso horario nos encontremos y a través de las tecnologías de la comunicación, las redes sociales, el comercio electrónico, etc., con clientes, proveedores, competidores, gobiernos, entre otros muchos.
  • Aplicamos Ciencia y Tecnología en el desarrollo de producto (diseño, patronaje y graduación asistidos por computadora); en el proceso productivo desde el área de corte (trazo tendido y corte asistidos por computadora), realizamos, por ejemplo, operaciones de costura recta en máquinas con panel de control digital y sensor de presión del prensatelas, desde el mismo panel ajustamos largo de puntada, remates, altura de los dientes y programamos ciclos de costura; utilizamos tecnología láser para cortar tela y/o grabar pantalones de mezclilla; los procesos de lavado más eficientes y más amigables con el medio ambiente (menor consumo de energía, de agua y de productos químicos) se realizan con tecnologías basadas en nano-burbujas y ozono, entre otros muy numerosos ejemplos en las áreas de administración, comercialización, distribución, mercadotecnia y servicio post-venta.
  • La Competitividad de nuestra industria se basa en el Conocimiento, recabamos tendencias de moda en textiles y bienes confeccionados, comportamiento y hábitos del cliente final así como nuevos estilos de vida que incidirán en los patrones de consumo; desarrollo de nuevos materiales textiles o sus acabados, tecnologías aplicables no solo a maquinaria y equipo (paneles de control digital, máquinas automáticas para coser, doblar, empacar, etc.) sino también a la gestión de la producción, de los inventarios y al desplazamiento del producto final en el piso de ventas.
  • Interdependemos con las principales regiones cultivadoras de algodón, de los precios del petróleo y algunos de sus derivados, así como con los centros financieros donde operan los mercados futuros de fibras; también lo hacemos con los principales países productores y consumidores tanto de textiles como de bienes confeccionados, ya que el desempeño de sus economías incide sobre el consumo y los precios de nuestros productos; ni qué decir sobre el comportamiento de las variables económicas de los Estados Unidos que inciden directamente en el valor del dólar y que repercute directamente en gran parte de nuestros costos (hilados y tejidos, maquinaria, licencias de software de diseño, PLM, o ERP, solo por citar algunos ejemplos).

Un mundo globalizado y con la magnitud de las cifras que se muestran en la Lámina 2, tiene serias implicaciones sobre la gestión directiva al interior de cada empresa, particularmente al interior de las micro, pequeñasy medianas empresas de nuestra industria.

Nuevas realidades se han impuesto:

CLIENTES FINALES

  • Han asumido el Mando = El Precio define el Costo.

COMPETENCIA

  • Calidad, Precio y Servicio ya no son diferenciadores suficientes.
  • Innovación, Creatividad y Respuesta en Tiempo Real, son los nuevos mínimos.

TOMA DE DECISIONES

  • El Mercado Global y no el Director General, define qué se produce; dónde, quién y cómo se produce; cuánto y cuándo se produce; a qué precio se produce.

CAMBIO CONSTANTE

  • Disminución del Ciclo de Vida de los Productos.
  • Aceleración de Tiempos de Desarrollo e Introducción al Mercado de Nuevos Productos.

CAMBIOS TECNOLÓGICOS

  • Continua Destrucción y Creación de Funciones de Trabajo.
  • Continuo Desaprendizaje y Aprendizaje de habilidades.
  • Inexorable y acelerado crecimiento de nuevos canales de comercialización.
  • Continua Expulsión y Absorción del Capital Humano.

Adicionalmente, el mercado en nuestro país presenta una alta concentración en la Ciudad de México y sus alrededores cercana al 25 % de la población total y si dibujamos una franja horizontal que “corra” de Jalisco a Veracruz, dicha concentración alcanza niveles cercanos al 50 % de los 120 millones de habitantes de México. Dicho mercado se caracteriza también por ser joven, más del 45 % son menores a 25 años.

Para enfrentar esta nueva Era de Desafíos, quienes tienen la responsabilidad de liderar una empresa requerirán de una alta capacidad para al menos:

  • Aprender a aprender y durante toda la vida.
  • Trabajar en equipos colaborativos y administrar el conflicto.
  • Esperar y dar aportaciones constructivas.
  • Vivir en la incertidumbre y en la ambigüedad.
  • Abrirse a los demás y eliminar diferencias.
  • Reconocer la riqueza de la diversidad
  • El compromiso y la participación social.
  • El CERO DESPRECIO por todo aquello que realizan otros.
  • Fortalecer y construir, donde sea necesario, un sentido de pertenecia, de gremio y comunidad en torno a la Industria de la Confección en México.

Sergio Boisier escribió “NO existe ninguna receta que garantice el éxito. SI existen al menos dos afirmaciones ciertas:

  • El desarrollo se encuentra en nuestro futuro, no lo alcanzaremos con ideas del pasado.
  • El desarrollo es producto de la comunidad, si sus miembros no lo construyen otros no lo harán y, si lo hicieren, tomarán los mayores beneficios”.

Una vez más, le reitero la invitación a compartirme su opinión enviando un correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., personalmente le responderé.