Si habláramos de las empresas mexicanas con mayor tradición familiar… INDUSTRIAS CAVALIER fue, es y será la más representativa

Por Alejandro Faes Noriega

Es para la Revista Mexcostura un honor el poder dedicar su portada a un hombre que ha sido y será un ejemplo a seguir de tenacidad y empuje dentro de la Industria del Vestido en México.

 El hablar del Sr. Jorge Levy me resulta algo muy familiar ya que he tenido el placer de conocerle toda mi vida.

Siempre escuche, de niño, a mi padre referirse al Sr. Jorge Levy como un incansable emprendedor de la industria, con una honestidad a prueba de todo.

Una vez que comencé a trabajar dentro de la industria y al ser presidente de la Camara Nacional de la Industria del Vestido, el Sr. Levy siempre fue un leal amigo y un asesor indispensable para mi y para todo el Consejo de este organismo.

La industria del Vestido siempre estará en deuda con todo lo que la familia Levy y en especial Don Jorge ha hecho para engrandecer a esta noble actividad, esperando contar con su apoyo por muchos años más.

La familia Levy inició en México en 1901 con la comercialización de trajes para caballero. Esta es una tradición familiar que se ha heredado de generación en generación. Práctica que hoy en día ya no es muy común; es decir, la tradición familiar empresarial solo es de algunas compañías que pueden ser contadas con los dedos de las manos.

Tuve la grata oportunidad de platicar con el Sr. Jorge Levy, hijo del fundador de esta importante empresa.

“Mi padre llegó en 1901 a México y se asoció con el señor Luciano Bloch y juntos abrieron la tienda High Life, en la esquina de Madero y Gante, la cual llegó a ser muy importante en el ambiente de las prendas de vestir en México durante los siguientes 40 años. Más tarde, en 1946, iniciamos en la fabricación de trajes para caballero con el nombre de Martimex, y a partir de 1948 yo me hice cargo de la empresa… “

León Levy, padre de Jorge Levy, llegó a la Ciudad de México en 1901 y se asoció con un pariente suyo, Luciano Bloch, quien desde 1899 había iniciado un negocio de una tabaquería llamada High Life. León fue quien propuso cambiar la venta de tabaco por ropa, específicamente prendas masculinas. Su idea tuvo éxito y al consolidarse el almacén, que además vendía accesorios zapatos, cinturones, sobreros y bastones, pronto se convirtió en una referencia en el mercado capitalino.

Hacia el años de 1906, la empresa fundó la primera fábrica de camisas en México, La Britania que sería vendida a españoles en 1927.

En 1914, León acudió a la guerra como voluntario a los cuantos meses de casarse en Cincinnati con su prima Cécile, a quien conoció en Galveston. De hecho, su esposa se reunió con él en 1917 en Rambervillers, muy cerca del frente. Al concluir la guerra, volvieron a México en 1919 pero, dos años después, la salud delicada de Léon lo obligó a regresar a Francia; de hecho, su hijo Jorge nació en Cincinnati durante una escala con sus suegros. En ese momento, Luciano Bloch, quien había desposado la hermana de Léon, Claire, institutriz en Rambervillers y con quien tuvo cuatro hijos, también decidió volver a Francia en 1921. Mientras tanto André, hermano de León, se hizo cargo del negocio.

La Revolución Mexicana aportó un estímulo inesperado y aumentó el volumen de negocios de High-Life, quien surtió a los generales que llegaban pidiendo “una muda” para ellos y su gente. De tal suerte, se contrató al arquitecto Rebolledo para construir en 1924 un edificio con torres y miradores, entonces el más alto de la ciudad, desplazando al Palacio de Hierro concluido tres años antes, en 1921. La crisis de 1929 tuvo serias repercusiones en todo el mundo, obligando a León a cerrar una fábrica de camisas en Francia llamada de Marly.

La Segunda Guerra Mundial trajo nuevos cambios y, en 1940 Léon volvió al país gracias a la intervención del cónsul mexicano, llamado Gilberto Bosques, en Marsella quien ayudó a numerosos judíos y republicanos españoles a refugiarse en México. Asimismo Jorge, quien había empezado estudios textiles en Filadelfia, los suspendió para poder combatir con las tropas americanas de 1943 a 1947. Mientras tomaba parte en el desembarco en Normandía y luchaba en Filipinas, su hermano menor trabajaba en la tienda y creó México al día, una revista de moda surgida de un concepto publicitario que se publicó durante veinte años. Curiosamente, la guerra fomentó los negocios gracias a la política de sustitución de importaciones que cerró las fronteras hasta los años 80, de modo que, a partir de 1944, los trajes se empezaron a confeccionar en la fábrica ubicada originalmente en Ingenieros Militares, luego en Belisario Domínguez y, finalmente, en Coyoacán.

“Hasta el año 1957 las Tiendas High Life fueron de la familia, para ser finalmente vendidas a GFT en 1966…

Industrias Cavalier nació en 1968, fundada por mi familia con la finalidad de vender ropa formal para caballero de la más alta calidad a los principales almacenes, primero del centro del país y más tarde a toda la Republica Mexicana…”

La primera colección de la marca Cavalier fue presentada en la temporada Otoño/Invierno 1969. Dentro del crecimiento de la empresa, en el año 1972, se llevó a cabo la firma del contrato de licencia exclusiva con la marca francesa Christian Dior, logrando así colocarla como una de las marcas de más prestigio en el mercado nacional.

“Estuvimos trabajando con Cristian Dior por 30 años. Sin embargo, el cancelar sus licencias mundialmente nos afecto mucho, y rápidamente desapareció totalmente de México…”

A partir de 1992 la empresa amplió sus actividades con la exportación de sus productos a EUA, Canadá y Europa.

“Estuvimos exportando casi durante 12 años. Pero esta actividad de manera directa dejamos de realizarla hace aproximadamente 2 años… Actualmente volver a la exportación no es nuestra prioridad, estamos muy ubicados a la fabricación de ropa sport, además de los trajes…”

A pesar de los embates que ha sufrido la Industria de la Confección en México, Cavalier Fashion Group continua muy bien, con diferentes visiones, con nuevas estrategias, con marcas reconocidas e incluso europeas, que están desarrollando con mucho éxito.

“Estamos trabajando con la ropa sport novedosa y para ello contamos con un Departamento de Diseño- que siempre ha existido-, que constantemente crea prendas distintas para cada temporada. No hay limite en la variación de las prendas que estamos fabricando y vendiendo. El traje clásico que se vendía hace 40 años lo siguen comprando y es importante, pero no significa más que una pequeña proporción de la venta de nosotros. Ahora nuestra producción va dirigida a los jóvenes… Es cierto que hace año y medio que tomamos la decisión de cerrar la fábrica localizada en Coyoacán, y tuvimos que cambiar la forma de fabricar los trajes valiéndonos de otras empresas . Sin embargo, esto no mermó nuestra producción, ya que seguimos muy fuertes en la venta de trajes con la marca Cavalier y con otras marcas como Tommy Hilfiger , Givenchy, Theo Frazier y Cremieux …”

Sigueindo un orden cronológico, la línea de productos de Cavalier fue complementada por las siguientes marcas:

  • Claiborne en 1999
  • Pierre Cardin en 2005
  • Tommy Hilfiger, Claiborne Luxe y Theo Frazier en 2006.
  • Givenchy en 2008
  • Austin Reed en 2010

A partir de 2011 Industrias Cavalier complementó su oferta de ropa formal mediante la distribución de marcas de sportswear:

  • Givenchy Sportswear in 2011
  • Vicomte A in 2012
  • Cremieux in 2013
  • Strellson in 2014

“Utilizamos tanto telas mexicanas como de importación, principalmente de España, Italia y del Oriente… ¿Problemas con la devaluación? La devaluación es algo secundario. Devaluaciones ha habido toda la vida y las habrá siempre…

Estoy convencido que la venta de trajes seguirá muy fuerte en el futuro porque es la forma en el que hombre puede vestirse elegantemente… “

Actualmente Cavalier está presente en más de 100 puntos de venta dentro de la Tienda departamental más grande del país (Liverpool), adicionalmente forma parte de la distribución de la departamental de lujo “El Palacio de Hierro” y 80 puntos de venta para Sears. Además de Dillard´s en Estados Unidos y Moores en Canadá.

Al hablar sobre el joven empresario interesado en la fabricación de trajes, el Sr. Jorge Levy señaló:

“El consejo que yo le daría a un joven que quisiera dedicarse a la fabricación de trajes es que cuide la venta, la distribución y la marca. Tienen que ir a la moda, crearla y difundirla….”

Para finalizar el Sr. Levy recalcó:

“Hemos iniciado una diversificación que deseamos continuar y que en un futuro hará de Cavalier Fashion Group una empresa muy diferente…”

Actualmente Cavalier Fashion Group está dirigida por los dos hijos de Jorge Levy: Michel Levy y Jean-François Levy, y su nieto Erick Levy

Fuente: Raíces Francesas en México (Gaceta R.F.M. No. 7)